Sin olas a la vista

Quiero felicitar a Mauricio Macri por el amplio triunfo electoral en la ciudad de Buenos Aires que dejó al descubierto que no existe la tan mentada ola cristinista, que tanto pregonaron los encuestadores del oficialismo.

Los porteños han valorado la forma de gobernar de Mauricio, y al mismo tiempo castigaron por ejemplo el uso prepotente de la televisión pública y los desmedidos anuncios de obras, que nunca se harán y están en el límite de la extorsión a los votantes. Este resultado es un preanuncio de lo que ocurrirá en Córdoba, Santa Fe, y en el resto del país el 14 de agosto y el 23 de octubre, con el triunfo de Ricardo Alfonsin en la Nación y nuestra fórmula en la Provincia de Buenos Aires.

¿Qué dirán ahora aquellos encuestadores, que desde hace 45 días intentaban hacernos creer que el kirchnerismo estaba en condiciones de ganar en la Ciudad de Buenos Aires? De cara a las elecciones internas obligatorias del 14 de Agosto los medios independientes y serios no deberían dar más lugar a este tipo de prácticas antidemocráticas que lo único que intentan es confundir al electorado.